Blog Mailify: Mailing a tu medida

Consejos para el envío de tu newsletter, actualidades de nuestro producto y todo sobre email marketing.

7 errores frecuentes en una estrategia de email marketing que debes evitar

7 errores frecuentes en una estrategia de email marketing que debes evitar

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

Hoy os traemos un post invitado de la mano de Edith Gómez, editora en Gananci. Es una apasionada del marketing digital y está especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Edith viene para hablarte de los 7 errores que deberás evitar en tu estrategia de email marketing. ¡Atento!

 

Una de las estrategias más efectivas en marketing son las campañas de email marketing, pero eso no quiere decir que si a una marca le funciona y sale exitosa, tú también tengas el mismo éxito.

 

Está bien que conozcas los consejos de aquellos profesionales que han hecho uso del email marketing para aplicarlos a tu negocio, pero eso no es suficiente. La clave del éxito está en amoldarse a las necesidades de tus clientes y por tanto habrá que tener en cuenta aspectos como horarios de envío, día del envío, el formato del email y otros detalles importantes.

Cualquier error por pequeño que sea puede afectar negativamente a toda la campaña que estés llevando a cabo, pero para evitarlo me gustaría mencionarte a continuación cuáles son los errores más frecuentes:

 

  1. No organizarse

El primer paso para lanzar una campaña de email marketing es realizar una correcta planificación, que será lo que mantendrá sólida la base de esta estrategia. Por eso, deberemos contar con un calendario, e incluir en él las acciones de email marketing que vayamos a hacer, para planificarnos con tiempo cada campaña.

Gracias a este calendario podemos fijar los días más importantes del año: navidad, día del padre, de la madre, vacaciones puntuales, rebajas, etc. También habrá que tener en cuenta la época del año y el producto que queremos promocionar, ya que no podremos vender un chaquetón en verano.

 

  1. No fijarse objetivos

En cualquier estrategia que nos marquemos debemos establecer un objetivo principal, lo que nos llevará a conseguir resultados buenos y un beneficio económico para la empresa. Por tanto, en nuestra estrategia de email marketing debemos tener claro que queremos conseguir con el envió de la campaña: si aumentar las ventas, crear una buena imagen, promocionar un producto, aumentar la lista de suscriptores, etc.

Os aconsejo que os centréis en un solo objetivo y cuando lo hayamos conseguido, centrarnos en el siguiente.

 

  1. Utilizar siempre la misma plantilla

La única forma de conseguir captar la atención del usuario es creando newsletter creativas e ingeniosas. Si decidimos utilizar el mismo email siempre, pero cambiando el nombre del producto o servicio que queremos promocionar, el cliente seguramente acabe eliminándolo y se cree una mala imagen de nuestra marca. Una buena práctica sería escribir una breve introducción en cada email, adaptándolo a cada envío. La creatividad es un arma potente en el email marketing, no lo olvidéis.

 

  1. Lenguaje que no se adapta al cliente

No podemos usar un lenguaje formal cuando nuestro público objetivo es joven y tampoco usar un lenguaje informal cuando el target sea más mayor. Este tipo de fallos en el lenguaje puede hacer que la campaña fracase.

 

  1. Enviar el email en un único formato

Por lo general, las plataformas de envío de emails te ofrecen la posibilidad de enviar emails en formato HTML, en formato texto o en los dos. Lo ideal sería enviar los emails en ambos formatos, por si la persona que lo recibe solo en HTML no pueda visualizarlo correctamente.

Es recomendable que probemos qué nos funciona mejor, si solo texto o un email en HTML con fotos, vídeos y más diseños. Y en función de eso, de qué es lo que le gusta más a nuestro target, decantarnos por uno, por otro o por ambos.

 

  1. Asuntos poco atractivos y ausencia de llamadas a la acción

Lo primero que leen las personas cuando reciben un email es el nombre del asunto y el nombre del remitente. Por eso hay que detenerse en este aspecto para conseguir un mayor índice de aperturas en nuestra campaña, porque si es poco atractivo nadie querrá abrirlo. Para ello, debemos escribir en el asunto frases que despierten la curiosidad del lector, de forma creativa, y que hagan sentir al cliente ganas de conocer más.

Una vez dentro del email, el cliente debe encontrar un call to action que le indique qué acción debe ejecutar (suscribirse en algún sitio, ir a otra página, promocionar algo). Si al abrir un email, nos encontramos que no hay ninguna llamada a la acción, es muy probable que nos encontremos perdidos sin saber qué hacer, echando todo el trabajo por la borda.

 

  1. La frecuencia del envío es inadecuada

Si pensamos que el envío de emails a todas horas es lo correcto porque será más efectivo, estamos completamente equivocados. Es más, lo único que conseguiremos será perder suscriptores y crearnos una mala reputación.

Por eso, lo recomendable es enviar newsletters una vez a la semana si se trata de un blog que quiere promocionar un artículo por ejemplo, y si se trata de un mailing publicitario, lo ideal sería cada 15 días o uno al mes.

 

Sin comentarios

Deja un comentario