Blog Mailify: Mailing a tu medida

Consejos para el envío de tu newsletter, actualidades de nuestro producto y todo sobre email marketing.

Los «no» del emailing: 17 errores a evitar

Los «no» del emailing: 17 errores a evitar

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

Pasamos mucho tiempo dando consejos sobre cómo preparar, diseñar y entregar las campañas de emailing. Pero ¿qué hay de las cosas que no debes hacer?

Utiliza esta lista para comprobar rápidamente que no has cometido algunos de estos errores en tu emailing:

Enviar un correo mal segmentado
Un asunto demasiado largo o poco claro
Uso de un correo «no-responder» en dirección de respuesta
Enviar a direcciones dadas de baja
Envíos de forma irregular
No enviar con suficiente frecuencia
No ser profesional
Ser demasiado frío o distante
Creación de un diseño demasiado complejo y confuso
Usar demasiado texto o demasiadas imágenes
Olvidar el enlace de baja o de la versión web
Creación de un emailing no responsive
No probar tu plantilla en diferentes buzones antes de enviar
El envío de una newsletter con su contenido de prueba
Utilizar tu servicio de correo personal para enviar campañas de emailing
No optimizar el pre-header
No analizar sus resultados
No usar Mailify

1. Enviar un correo mal segmentado

Hay que enviar contenido que interese a los destinatarios. Si no segmentas la base de datos, hay muy pocas posibilidades de que el contenido que vayas a enviar sea relevante para todos los que lo vayan a recibir. Si tienes una tienda de ropa, lo más probable es que tus clientes masculinos no estén interesados en tus últimos modelos de faldas.

2. Un asunto demasiado largo o poco claro

«Descubre los nuevos altavoces de alta calidad de audio estéreo Db + 00X21 con SoundDigitalTech Sensor + / UltraHighQuality (UHQ) y nuestros amplificadores de motor en las ruedas por solo 299,98€!»
Vale, sí, exagero un poco, pero entiendes lo que quiero decir. El asunto es el primer contacto que tienen los destinatarios con tu newsletter, y hay que hacer que el lector quiera abrir tu mensaje. No intentes poner todas las referencias y características del producto en el asunto. Hazlo sencillo, corto y atractivo.

3. Uso de un correo «no-responder» en dirección de respuesta

Estamos en el año 2015. Los fundamentos del marketing digital se basan en los avances de la comunicación en tiempo real y la interacción social. Estás enviando un email…¡no puedes decirle al destinatario que no responda a este mensaje!
Hay que utilizar una dirección de correo de respuesta que funcione y ¿por qué no hacerla personal? Puedes ponerle nombre y cara de una persona real a tu empresa con el emailing para aumentar la confianza de tus newsletters.

4. Enviar a direcciones dadas de baja

Ya tuviste tu oportunidad. Has dado lo mejor de ti pero algunos contactos ya no quieren recibir tus campañas de emailing. Como destinatario, sabes que no hay nada más molesto que seguir recibiendo mensajes de correo electrónico para los que te diste de baja. Y por favor – no hay trucos que valgan, como decir: «Se ha dado de baja de nuestro boletín de noticias, pero no de nuestras promociones». A menos que tu sistema de bajas ofrezca a los usuarios la opción de elegir permanecer suscritos solo para un tipo de contenidos, borrar significa borrar.

5. Envíos de forma irregular

Somos un poco más tolerantes sobre este error que algunos otros ya que es comprensible, en un primer momento. No es fácil encontrar la frecuencia correcta cuando estás empezando con las campañas de emailing. El tiempo depende de factores como el contenido de la newsletter y de la preferencia de tus destinatarios.
Sin embargo, ten en cuenta que las personas tienden a valorar la coherencia y esperan una cierta cantidad de mensajes en determinados momentos. Intenta planificar tus envíos en un calendario realizando pruebas y luego piensa en mantener esa frecuencia.

6. No enviar con suficiente frecuencia

Enviar con demasiada frecuencia o sin horario específico trae problemas, pero no enviar suficiente, ¡también puede ser malo! Si estás demasiado tiempo sin comunicar con tus destinatarios, dejas de existir para ellos. No hay que esperar grandes resultados si sólo mandamos correos cada 6 meses, sólo para aparecer de repente con una promoción al azar.

7. No ser profesional

No digo que el tono de las camapañas de emailing no debe ser relajado o informal; siempre y cuando tu marca lo permita, es la mejor forma para comunicar. El error aquí es cruzar la línea de informal a poco profesional. Todos habremos recibido una respuesta tipo «dejad de enviarme estos $&;%! mails!». Y seguramente muchos pensamos: «mira amigo, hay un enlace para darse de baja. Basta con darle tú mismo». Pero no decimos eso, somos profesionales. Amablemente damos de baja al destinatario y seguimos adelante con la imagen de marca positiva para que siga intacta.

8. Ser demasiado frío o distante

Cuando recibimos una campaña de emailing que empieza con «Estimado Señor/Señora», entendemos enseguida que este correo electrónico no está personalizado. De hecho piensas que ni siquiera saben lo suficiente acerca de ti como para usar el saludo adecuado. Una newsletter así es obviamente sólo un trabajo masivo de copiar/pegar, enviado a todo aquel que quiera escuchar. Un correo frío sin alma es sólo un mensaje molesto más.

9. Creación de un diseño demasiado complejo y confuso

Debes mantener el diseño de tus mensajes simple, elegante y equilibrado. Nada bueno ha salido nunca de un correo electrónico cargado con WordArt, 20 estilos de fuente y colores diferentes, imágenes distorsionadas y texto sin alinear. El contenido de tus campañas de emailing debe fluir de una manera que tenga sentido, guiando al lector de una parte a otra y entregar con claridad los conceptos más importantes del mensaje.

10. Usar demasiado texto o demasiadas imágenes

Cuando se trata de un envío de email marketing, hablamos mucho del texto y de la proporción de imágenes. Una newsletter que se compone principalmente de imágenes sin contenido en texto que pueda ser leído por los filtros anti-spam es probable que encuentre su camino a la carpeta de correo basura. También es importante ser consciente del elemento «peso». Demasiadas imágenes y archivos grandes crean un email pesado lo que aumenta las posibilidades de no ser entregado en la bandeja de entrada. No te rijas por porcentajes o ratios, hay que saber utilizar las imágenes y el texto de manera inteligente.

11. Olvidar el enlace de baja o de la versión web

Olvidar un enlace para darse de baja, no es sólo una molestia para los destinatarios sino que es ilegal. En España, todas las campañas de email marketing deben incluir una opción para poder darse de baja. Si utilizas Mailify, entonces nuestro equipo de moderación rechazará la campaña que te llegará de nuevo para añadir un enlace de baja antes de permitir que se envíe.
Mientras que la versión web no es de vida o muerte, ni es jurídicamente obligatoria, es una manera fácil de maximizar la eficiencia de la campaña de email marketing. En general, entre el 5% y el 10% de tus clics serán de este enlace. Esto es debido a que la versión web permite visualizar el correo electrónico para que aparezca correctamente en un navegador, sin tener ningún problema (como la visualización de las imágenes) que pueden haber sido causados por el programa de correo del destinatario.

12. Creación de un emailing no responsive

El pueblo ha hablado, y el diseño responsive (que se adapta al tamaño de la pantalla) ya no puede ser considerado un capricho. Más de la mitad de todos los correos electrónicos se abren en los dispositivos móviles, por lo que el envío de un emailing que no se adapta a ellos, ¡es lo mismo que cortar tu lista de contactos a la mitad! Si utilizas Mailify, no tienes nada de qué preocuparte ya que el EmailBuilder crea automáticamente diseños que se adaptan. Si no estás utilizando un proveedor de email marketing que hace que automáticamente tus mensajes sean responsive, valdría la pena contratar a un diseñador web o plantillas de emailing para crear una plantilla responsive.

13. No probar tu plantilla en diferentes buzones antes de enviar

Es muy común que tu newsletter se vea perfectamente bien en Gmail, pero no del todo en Outlook por ejemplo. Asegúrate de no sólo probar tu mensaje varias veces por ti mismo, sino también probarlo en diferentes buzones o webmails de correo electrónico. En Mailify, la extensión GetInBox te permitirá hacer precisamente eso, obtener vistas previas del mensaje para darte cuenta de los posibles problemas de compatibilidad antes de enviar tu campaña de emailing.

14. El envío de una newsletter con su contenido de prueba

Depende de las preferencias de cada uno, pero la mayoría de nosotros empezamos una campaña de emailing con el diseño de la plantilla de newsletter. Muchas veces, esta plantilla tiene contenido de relleno (como el texto en latín que se ve en muchas de nuestras plantillas) que permiten saber cómo quedará el diseño después de agregar tu propio contenido. Olvidarse de reemplazar este contenido con tu propio contenido o dejando la palabra «prueba» en el asunto, hará que se vea poco profesional o hasta puede que llegue a parar a la carpeta de correo no deseado. Asegúrate de revisar 4 veces el contenido, y que otros lo revisen, ya que siempre es mejor que lo vean más personas.

15. Utilizar tu servicio de correo personal para enviar campañas de emailing

Podríamos escribir todo un post acerca de por qué no debes hacer esto, pero la versión corta es la siguiente: servicios de correo electrónico personales como Outlook o Gmail no permiten gestionar las direcciones rebotadas o de baja, plantillas en HTML responsive, resultados del envío, o utilizar un servidor de enrutamiento profesional para no ser bloqueado.

16. No optimizar el pre-header

El texto de tu mensaje situado antes de la cabecera es uno de los elementos más desaprovechado de una campaña de email marketing. Piensa en el pre-header como el texto que precede tu texto principal y que es una vista previa para convencer a los destinatarios a que hagan clic para abrirlo. Al igual que el asunto, el pre-header te da la oportunidad de enganchar al lector – hacer que quiera leer tu newsletter. Si no prestas atención a esta sección, muchos correos terminan teniendo un pre-header que sólo indica la versión web (ya que es a menudo el primer texto “Si no visualizas correctamente….”). Sé creativo y aprovecha al máximo esta oportunidad!

17. No analizar sus resultados

La belleza inherente del email marketing – y del marketing digital en general – es que ambos vienen con estadísticas. Como vendedores, no prestar atención a los resultados significa no mejorar. Cada campaña de emailing debe ser más eficaz que la anterior, ya que habrás revisado y analizado la estadísticas de la campaña anterior. Basándote en tus conclusiones, sabrás lo que conviene hacer y lo que no para ir mejorando cada vez más.

17 1/2. No usar Mailify

Vale, ahora un poco de publicidad. ¿Podrías crear una campañas de emailing eficaz o una newsletter sin Mailify? Tal vez, pero ¿por qué ibas a hacerlo? Es fácil de usar y viene con las herramientas que necesitas, te ayudaremos a empezar con tus campañas de emailing desde cero.

 

Sin comentarios

Deja un comentario