Blog Mailify: Mailing a tu medida

Consejos para el envío de tu newsletter, actualidades de nuestro producto y todo sobre email marketing.

5 consejos para tus Llamadas a la Acción

5 consejos para tus Llamadas a la Acción

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

A menudo, son los pequeños detalles los que marcan la diferencia entre un buen emailing y un emailing rentable. Las llamadas a la acción son de alguna forma, las que harán que tu destinatario entre en tu página…¡o no!

 

¿Una pequeña definición? La llamada a la acción, o el call to action (CTA) en inglés, es un botón presente en una página, un blog o, en nuestro caso, dentro del cuerpo de un email, buscando incitar al lector a clicar para efectuar una acción. Sin embargo, para que este botón sea eficaz, debe cumplir ciertas condiciones. ¡Aquí van 5 consejos para tus llamadas a la acción!

 

Utiliza las palabras correctas para tus llamadas a la acción

 

La base de una llamada a la acción es su capacidad para persuadir al lector a hacer clic. Debe guiar implicitamente su camino dentro del email. Pero para ser convincente, no debes dejarlo a elección del lector: utiliza el imperativo.

 

Utiliza verbos de acción para forzar un poco la mano. Por ejemplo, el clásico «Haz clic aquí» es eficaz. Pero el contexto de la llamada a la acción es igual de importante: el lector debe saber lo que le espera al hacer clic. La oferta debe ser explícita, sin sorpresas.

 

Escoge un verbo que defina con precisión la acción que permitirá tu llamada a la acción: «Probar ahora», «Aprovecha la oferta», «Inscríbete gratis»…

 

llamadas a la accion

 

No dudes en darle a tu lector la sensación de urgencia si tienes alguna oferta temporal. Recuérdale que es ahora o nunca para hacer clic y beneficiarse de tu oferta:  «Reserva ya»

 

Finalmente, no dudes en desviarte un poco del camino y ser más original. Si un simple “clic” es generalmente muy eficaz, sé un poco más específico y atrévete más con tus comentarios.

 

Los conceptos de períodos de prueba también son atractivos y se les atribuye una gran cantidad de clics.

 

Cambia de perspectiva

 

Algunos prefieren optar por la combinación de verbos de acción en primera persona, en lugar de hablar en imperativo. Una técnica bastante empática que te pone en el lugar de tu destinatario y te hace hablar por él.

 

Las llamadas a la acción cómo «Suscribirme» o «Saber más» te permiten tomar parte en la decisión final de tu lector. ¿Va a hacer clic o no? Da el primer paso y aumenta tus posibilidades de decidir.

 

llamadas a la acción

 

 

Un diseño atractivo y llamativo

 

Aunque el título de este párrafo ya lo dice todo, hay algunas reglas básicas a tener en cuenta para que tu llamada a la acción sea lo más eficaz posible.

 

Estéticamente, debe ser agradable a la vista sin que corte bruscamente con el aspecto general de tu correo o de tu identidad gráfica. Intenta seguir  las tendencias de diseño para adaptarte a las nuevas modas. Ahora lo que se lleva es el minimalismo, así que la sencillez y la sobriedad son claves en el diseño de hoy.

 

Por mucho que no deba cortar bruscamente con el resto del email, debe contrastar con el color de fondo. Usa un color que centre la atención del lector en la llamada a la acción y dale una forma moderna.

 

Tamaño y distribución

 

El tamaño de tu llamada a la acción debe estar bien dosificado: no tan pequeña como para que pueda pasar desapercibida, pero tampoco tan grande como para parecer demasiado agresiva ante el destinatario. No hace falta que ocupe todo tu email, la idea es que se vea bien a simple vista. Es por eso que la distribución de tu email es de vital importancia. Debe encontrarse debajo o a la derecha de la oferta anunciada, o sea, justo después.

 

También puedes considerar incluir más llamadas a la acción dentro del mismo email pero escritas de formas distintas y situarlas estratégicamente: si tu lector se ve obligado a desplazarse hacia abajo para poder ver todo el correo, deberías poner una segunda llamada a la acción hacia el final. Conseguirás recordarle la oferta e incrementarás el impacto.

 

La landing page

 

No olvides que el propósito de una llamada a la acción es el de crear tráfico en tu página web y el de vender. Por ello, es primordial redirigir la llamada a la acción a la landing page de tu página web. El contenido de la página en cuestión debe corresponder exactamente con la demanda del lector, ya sea a través de una cesta previamente cargada en el caso de un pedido o de un formulario de de registro.

 

Hace falta sólo un mínimo de clics entre el botón de la llamada a la acción y la acción final deseada. El visitante no debería tener que buscar en tu página para poder aprovechar tu oferta. ¿Propones un código de descuento para su compra? Haciendo clic en tu botón, el cliente debe encontrarse con su cesta, su código promocional y su descuento aplicado.

 

Cuantas menos etapas deba pasar el visitante, menor será el riesgo de perderle. Debes considerar bien el hecho de que ya ha abierto tu email, ya ha leído el contenido y ya ha clicado en el enlace. Esto será probablemente un porcentaje pequeño de la totalidad de tu base de datos, pero si ha llegado hasta aquí, significa que está interesado en lo que ofreces. ¡Sería una lástima perderlo ahora!

 

De modo que una landing page que resulte cómoda y con un destino específico, te ayudará a mantener a tus visitantes y aumentarás las posibilidades de conseguir más.

 

Resumiendo, debes pensar de principio a fin cómo van a ser tus llamadas a la acción. Debes trabajar tanto el fondo como la forma y todo esto tiene que cumplir con tu promesa. Una buena llamada a la acción puede darte muy buenos resultados. Siéntete libre también para hacer pruebas A/B con distintas llamadas a la acción y así poder ver qué es lo que más atrae a tu público.

Sin comentarios

Deja un comentario