Blog Mailify: Mailing a tu medida

Consejos para el envío de tu newsletter, actualidades de nuestro producto y todo sobre email marketing.

5 errores que harán que marquen tu newsletter como SPAM

5 errores que harán que marquen tu newsletter como SPAM

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

Errar es de humanos, pero los que hacemos email marketing no nos podemos permitir el lujo. Cinco errores son los culpables de que nuestros destinatarios marquen nuestras newsletter como SPAM – aunque no seamos spammers ni hagamos spam – es para flipar.

Recordemos que enviar newsletter no es hacer SPAM.

 

¿Qué es SPAM?

Spam es realizar envíos de correos masivos a destinatarios que no han aceptado recibir emails de otras empresas. Actualmente se calcula que el 70% de la información que se envía a través de los servidores son no solicitados es decir, correo basura, Spam. Se conoce que los contactos, las direcciones son por lo general robadas, compradas en la web o tomadas de cadenas de emails.

Entonces, ¿qué podemos hacer para evitar que mis destinatarios marquen mi newsletter como SPAM?

 

5 errores que harán que marquen tu newsletter como SPAM

 

1. Enviar newsletters o emails masivos a personas que no han aceptado recibirlo

Como dijimos anteriormente, esto es SPAM – sin peros, ni excusas, ni excepciones – es lo que hay. Las personas abren correos de personas o empresas que conocen, si no conocen tu empresa, lo más probable es que la marquen inmediatamente como SPAM, aunque el contenido pueda ser de su interés. ¿Injusto? ¿No haces lo mismo con el email no deseado que recibes?

A esto se le llama tener una base de datos opt-in, aquí te damos más información para que puedas crear una lista de contactos que realmente desee recibir tu información.

 

2. Tener un remitente oculto

¡Repetimos! Las personas abren correos de personas que conocen. Con todo el phishing que existe y la cantidad de virus que se envían, los usuarios cada vez más se protegen de abrir correos de remitentes que no conocen.

¿Cómo puedes identificar tu correo?

El destinatario tiene que quedar claramente establecido, en Mailify enviamos nuestras newsletters u otra información por: Alejandro de Mailify, o Equipo Mailify… todo depende de quién la redacte.

Además de tener un remitente claro, es importante enviar desde un dominio de correo que se identifique con tu empresa, y también una dirección de correo de empresa – nada de Gmail, Outlook, Hotmail, Yahoo, Terra ni nada de eso ¡usa tu dominio! Si no tienes tu dominio, en Mailify puedes adquirir uno.

 

3. Enviar contenido irrelevante

El contenido que envíes tiene que ser relevante para tus usuarios. Sea contenido de tu blog, ofertas de tu página web, o una promoción de tu negocio, tiene que ser algo que sea realmente de interés para los destinatarios. Recuerda segmentar tus listas ¡no envíes información de aumento de pechos a tus destinatarios masculinos!

Presta atención a qué funciona con tu base de datos, en las estadísticas de Mailify podrás ver dónde hacen clics tus usuarios. Mailify te permite visualizar en tiempo real las estadísticas de tu envío. Una forma clara y precisa para conocer que valoran tus clientes, también conocerás, si tus lectores te leyeron desde un ordenador o móvil, tiempo de visualización, aperturas, clics o los botones que más llamaron la atención, los más “in”. Si quieres ahondar más en la lectura de resultados sincroniza la plataforma a tu cuenta de Google Analytics y obtén mejores resultados de medición de tráfico hacia tu página web y mejora tu reputación online.

Con todas las variables antes vistas, Mailify te asegura el éxito de tus campañas. Para empezar a comunicar y fidelizar sólo necesitas un poco de tiempo y descargarte ya, de manera gratuita, la aplicación.
¿No estás seguro qué tipo de información les interesa a tus usuarios? ¡Pregúntales! Envía una encuesta por correo para saber exactamente qué contenido quieren y lo que les puedes ofrecer. Con la extensión Formbuilder, puedes diseñar cuestionarios y formularios para medir la satisfacción del cliente. Su configuración es realmente sencilla, sólo es cuestión de activar un pequeño botón que encontrarás en tu aplicación.

 

4. Abusar de los envíos masivos

Sin decir nombres, conozco una web de ofertas de ocio que antes de las 11h me ha envíado cuatro newsletters diferentes  – ¡cuatro! – podrán contener los mejores chollos online (o no) pero cuatro newsletters es exagerado y lo único que logró dicha web es perder un destinatario, ya que me he dado de baja de recibir sus ofertas en mi correo.

Además de la cantidad de los envíos, también la información que envíes importa. ¡No todo puede ser un email promocional! Varía el contenido de tus newsletters, envía información interesante que no sea comercial – una buena mezcla de contenidos es necesaria para que tus destinatarios no solo no te marquen como SPAM, sino que abran tu newsletter y tengan mejor engagement con tu marca.
Sobre la frecuencia de envíos depende del sector. Debes enviar tus newsletters con periodicidad, te recomendamos esperar un tiempo prudencial entre envío y envío. Lo ideal es que tus lectores esperen recibir tu información. No «bombardees» su bandeja de entrada. Al momento de hablar del horario, si no quieres ganarte una baja, envía en horas prudentes. Respeta el horario de sueño. Por estudios se conoce que los momentos más propicios para enviar una newsletter son en la mañana, hablamos entre 8 y 10 aproximadamente. Intercala tu contenido comercial con tus newsletters informativas. Sabemos que lo que quieres es, vender…pero, mejor es tener un cliente fiel a un cliente molesto porque lo ves sólo como «una cartera con pies». Comunica pero también implementa políticas de fidelización. A largo plazo, quiénes hacen de tu negocio, un negocio rentable…son ellos. Según la ley de Paretto, el 80% de los ingresos proviene del 20% de clientes, ¿de quiénes hablamos? De clientes fieles, obviamente.

 

5. No incluir enlace de baja o hacer difícil darse de baja

¿No quieres perder destinatarios? Es imposible no hacerlo, pero hacer que tu lista de contactos no pueda darse de baja o hacer el enlace difícil de encontrar solo logrará que seas marcado como SPAM. Además de que no recibirán más tus newletters, al marcarte como SPAM impedirán que otros proveedores de correo dejen que tus emails masivos lleguen a la bandeja de entrada de tus destinatarios.

Después de leer estos tips, cabe recordar el «por qué» no se debe comprar bases de datos. Debemos marcar la «compra de bases de datos» cómo el primer error para que consigas bajas. Al comprar lista de contactos lo único que consigues es alejarte de tu target, tu público objetivo. Para una correcta campaña de envío de newsletters. es necesario el envío de información de contenido de calidad a gente que realmente quiera y espere recibir tu información. Si a quiénes envías, no les interesa, desperdicias fuerza, oportunidades y sobre todo generas mala reputación. Cabe mencionar que además puedes «ganarte» denuncias y multas por parte del LSSI, multas que van desde 30.000 a 600.000 euros. Por un lado, no te diriges a tu público objetivo y por otro, puedes ser denunciado. Comprar base de datos no es efectivo ni rentable.


Mailify ofrece una aplicación de mailing que te permitirá utilizar todas las herramientas necesarias para sacar el máximo provecho de tus campañas de email marketing.

 

Sin comentarios

Deja un comentario