Blog Mailify: Mailing a tu medida

Consejos para el envío de tu newsletter, actualidades de nuestro producto y todo sobre email marketing.

Aprende a crear newsletters en 12 pasos

Aprende a crear newsletters en 12 pasos

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

 

En el post de hoy, te traemos un resumen de las mejores prácticas para crear newsletters. Hemos recogido lo más importante en tan sólo 12 pasos, para que tengas bien claro todo lo que necesitas cuidar en tus newsletters. ¡Atento!

 

1. Utiliza una solución profesional para crear newsletters

Antes de empezar a crear newsletters, tendrías que saber que utilizar una solución de emailing adaptada es de lo más importante. Algunas personas se convencen de que las características de Outlook o Gmail son suficientes para crear newsletters. Sin embargo, uno no puede realizar un buen trabajo sin una buena herramienta.

 

La creación y el envío de emails masivos sólo se puede realizar por vía de una plataforma de enrutamiento profesional. Existen varias razones que lo explican:

 

 

                        – Los servidores de envío seguros.

                        – Los emails bien diseñados y agradables de leer.

                        – Una gestión de las bajas

                        – El envío de grandes cantidades y la posibilidad de enviar en fuera de línea.

                        – Los retornos de estadísticas ultraprecisas.

                        – Las posibilidades de personalización.

 

 

Todas estas funcionalidades no pueden ser asumidas por cualquier tipo de webmail tradicional. Sin embargo, todavía hay empresas que siguen utilizando esta práctica arcaica debido a sus pocos medios. Aun así, el precio no es una razón válida: las plataformas gratuitas para enviar y crear newsletters existen en el mercado. Aunque los actores de email low-cost puedan facilitar el trabajo de los pequeños vendedores, la mayoría de ellos en realidad ofrecen una calidad de servicio bastante más baja. Existen otras soluciones que requieren un coste un poco más elevado, pero resultan ser exponencialmente mucho más rentables.

 

El hecho de tener que pagar para enviar y crear newsletters es, a fin de cuentas, una cosa normal ya que puedes ver el impacto de tu emailing y su rendimiento. ¿No te lo crees? ¿No es para ti? ¡quizá es que todavía no cuentas con todas las claves para crear newsletters perfectas!

 

crear newsletters

 

 

2. Tener una base de datos limpia

Obtener una base de datos limpia es un trabajo largo y extremadamente aburrido. Pero, ¿qué entendemos por « limpia »?

 

Seamos claros, comprar una base de datos de destinatarios es una solución fácil que no te ayudará en absoluto. Ya sabes que hemos tratado este tema bastantes veces en el blog, así que sólo recuerda las malas repercusiones que puede tener el hecho de comprar bases de datos. Es cierto que puedes comprar un millón de direcciones por un módico precio aunque cueste de creer. Pero ten en cuenta que estas direcciones jamás serán de una buena calidad. Crear newsletters para una base de datos no cualificada, es una pérdida asegurada. Si tus destinatarios no te conocen, no pueden esperar nada de ti. Algunas de estas direcciones incluso son inutilizadas después de un tiempo. Luego tu envío de campañas es una pérdida de tiempo, de dinero y de imagen.

 

Si quieres puedes echar un vistazo a uno de nuestros post sobre por qué no comprar bases de datos haciendo clic aquí.

 

Ya sabes cómo tienes que conseguir tu base de datos, ¿verdad? – de forma legal, creando concursos, formularios en tu página web o redes sociales, por teléfono o cualquier otra opción que pueda darle al destinatario la posibilidad de suscribirse o no.

 

Estos son los contactos que harán de tu base de datos una potente herramienta de marketing. Prueba a recoger toda la información que puedas sobre cada persona: nombres, apellidos, edad, procedencia, departamento… Toda esta información te permitirá personalizar tus newsletters y aumentar considerablemente tus estadísticas y tu volumen de ventas. Para crear newsletters hay que empezar por aquí.

crear newsletters

3. Segmentar tu base de datos y marcar los objetivos

Una vez hayas adquirido tus contactos de forma limpia, debes dividir tu base de datos en tantos perfiles como te sea posible. Segmenta tu base de datos siguiendo aquellos criterios que sean útiles para tu marca. Por ejemplo, una marca de moda requiere información sobre la localización y la edad de los destinatarios para poder crear newsletters personalizadas.

 

Esta es una etapa absolutamente primordial y esencial por la que deberás pasar. E insisto, porque la segmentación y la personalización son hoy en día las palabras clave del email marketing. Esta etapa marca la diferencia con el SPAM.

Cada campaña enviada tiene que dirigirse de manera inteligente a un grupo de destinatarios que será receptivo al mensaje. Si puedes actuar así en todas tus campañas, ¡te puedo asegurar que estarás esperando con muchas ganas cada vez que llegue el momento de crear newsletters!

 

4. Personaliza tus emails

Como ya te he comentado, el trabajo de segmentación te permitirá poder personalizar los emails que envies. Para crear newsletters, debes saber de qué maneras puedes personalizarlas para que tengan más impacto:

 

                      · Indicar el nombre o el apellido del destinatario en el asunto y dentro del cuerpo del email.

                      · Proponer una oferta dirigida.

                      · Recompensar la fidelidad de un cliente.

                      · Proponer una oferta el día del cumpleños del cliente.

                      · Invitar a un cliente a unas puertas abiertas cerca de su casa.

 

¡No te asustes! Los datos a recoger pueden parecer demasiados, pero con perseverancia y paciencia, puedes llegar a construir una base de datos de calidad que responderá muy positivamente a tus campañas.

 

Ya sabes que la cantidad no hace la calidad. Poseer 50.000 contactos no cualificados te costará caro y proporcionalmente, te reportará muy poco. Por contra, una base de dato de 5.000 destinatarios muy cualificado te costará no solamente menos caro, sino que además será mucho más rentable.

 

5. Personaliza el nombre y la dirección de destinatario

Al crear newsletters, la personalización también puede cambiar de dirección. Puedes hacer que tus newsletters sean mucho más personalizadas si pones un nombre real como remitente. De esta forma, tus destinatarios recibirán un email que empiece por un «Martín, de TuEmpresa». Tus contactos pueden entonces poner un nombre bajo la persona que les envía el email y entonces, lo identificarán rápidamente y tus emails serán más personales.

 

La dirección de remitente también se puede modificar gracias a una solución de emailing digna de ese nombre que te permite crear newsletters personalizadas. La ventaja aquí es poder evitar direcciones encriptadas que no inspiran confianza ni a los destinatarios, ni a los filtros antispam. Una dirección de remitente personalizada mejorará tu entregabilidad.

 

Indica en la dirección del remitente el nombre de tu empresa y de tu servicio. Olvida definitivamente las direcciones tipo « no responder ». Por definición, el emailing es un intercambio entre dos interlocutores. Tus destinatarios deben tener la posibilidad de responderte.

 

6. Convencer con el asunto

Si la dirección del remitente es el primer elemento en ser verificado por los filtros antispam, el asunto es el primer elemento que ven tus destinatarios.

No hay ninguna regla en lo que concierne a la longitud del asunto. La media se sitúa entorno a los 60 caracteres, pero difiere mucho en función del sector de actividad y de la receptividad del destinatario. En B2B, parece que los asuntos largos son más eficaces, pero no en B2C.

 

El contenido del asunto debe incitar al destinatario a abrir el email. Por eso, debes utilizar palabras simpáticas y procurar personalizar el asunto. Los emails que contienen el nombre o los apellidos del destinatario reciben una tasa de apertura más elevada y refuerzan la proximidad con los lectores.

 

No dudes en hacer preguntas, pero intenta evitar aquellas palabras que puedan ser consideradas spam. En general, evita los términos demasiado publicitarios y todo lo que pueda parecer una tentativa de fraude. Pero… ¿A que esa no es tu intención?

 

7. Utiliza el pre-header

El pre-header puede ser  el elemento menos conocido ya que todavía hoy, se utiliza muy poco a la hora de crear newsletters. Es esa frase que aparece en la vista previa del email.

 

A menudo se utiliza el pre-header para insertar un enlace a la página web. Dicho de otra forma, la famosa frase inicial de “Visualizar en su navegador” se puede mover para que no aparezca en la vista previa del email.

 

Es efectivamente la primera frase de tu email que será elegida por defecto para mostrarse. Prueba a poner una frase que resuma el contenido de tu email o que complete el asunto. Puede ser bastante largo, ya que Gmail muestra muchos caracteres.

 

8. Encuentra la buena frecuencia de envío

Deberías escoger una frecuencia de envío constante. Para fidelizar una audiencia, hace falta crear newsletters que puedan ser enviadas de manera regular. Igualmente, es preferible anular un envío en caso de haber olvidado alguna cosa o estando de vacaciones, en lugar de interrumpir el ritmo habitual.

 

En lo que se refiere a la frecuencia ideal, no existe una receta mágica. Todo dependerá de tu sector de actividad, aunque la mayoría de las empresas siguen un envío mensual (33% en B2B) o quincenal (22%).

 

La idea es no agobiar a tus destinatarios con un ataque de emails. Ya sabes que recientemente hemos hablado sobre la frecuencia de envío en nuestro blog, así que pásate por el post si tienes alguna duda.

 

9. Varía el contenido

En el momento de elegir tu frecuencia de envío, asegúrate de tener suficientes cosas a decir cada vez que tengas que crear newsletters. Y si crees que tu emailing sólo contiene ofertas comerciales, ¡cambia de estrategia!

 

El objetivo principal de una newsletter no es comercial. El emailing tiene cómo principal objetivo la fidelización de tus contactos y la difusión de la información. Claro que se puede vender por email. Pero tus suscriptores esperan contenido de calidad. Tus newsletters les dan consejos de interés, les dejan descubrir artículos, conocer tus novedades…

 

Además, los grandes acontecimientos, las fiestas nacionales y la actualidad son grandes temas para tus newsletters. Sírvete de ellas para alimentar tus newsletters: Navidad, San Valentín, la vuelta al cole, las rebajas… Todas te pueden dar ideas útiles para tus contenidos. ¡Trata de enlazar todas estas fechas importantes a tus ofertas comerciales!

 

10. Crea newsletters estructuradas

Un emailing no se estructura a lo loco. Su estructura debe ayudar a que su lectura sea fácil. Tus CTA (Call-to-actions) deben estar bien situadas y deben ser persuasivas: utiliza verbos de acción en el imperativo y enlázalas a la página principal.

 

El diseño global debe ser limpio y debe corresponder a la imagen de tu marca. Coloca lo más importante en la parte superior del email ya que los elementos que aparecen en esta parte acostumbran a ser los que reciben más clics. Tan sólo una pequeña parte de tus lectores llegarán a leer tu email hasta el final.

 

No te olvides tampoco de respetar una cierta relación texto/imagen. Se estima que debería haber una proporción equilibrada de un 60% de texto y un 40% de imágenes. Es realmente un factor de entregabilidad. ¡Cuidado con la incorporación de demasiadas imágenes! tu email podría acabar en spam.

crear newsletters

 

 

 

11. Crear newsletters con diseños responsive

En 2016, no puedes omitir el paso de adaptar tus emails para que se puedan leer en un teléfono móvil. El diseño responsive ya no es una tendencia. Hoy en día se ha convertido en una norma. Si tus newsletters no se leen bien en un teléfono móvil, puedes perder como un 20% de tus lectores.

 

Mailify te permite crear newsletters que se adaptan automáticamente a la lectura en móviles gracias a la funcionalidad EmailBuilder.
crear newsletters

12. Prueba antes de enviar

Si lo tienes todo bajo control, tu campaña estará a punto de ser enviada. ¡Pero todavía falta algo! Envía pruebas a tus compañeros de trabajo o a ti mismo a partir de distintas direcciones para verificar que se ve correctamente.

 

Prueba también cada enlace que incluyas en tu contenido. Si un lector hace clic en un enlace, significa que está muy interesado en tu mensaje. Sería una verdadera pena que hiciese clic en un enlace que no funciona, ¿verdad? Asegúrate entonces de que todo funciona, ¡por el bien de todos!

 

¡Y ya está! Ya tienes en tu mano todas las cartas necesarias para crear newsletters. Todos estos pasos no son más que recordatorios para que cuentes con una buena práctica. Asegúrate de que los respetas todos. Juntos, constituyen las bases de una newsletter exitosa y rentable. ¡Ahora te toca a ti!

 

Sin comentarios

Deja un comentario