Blog Mailify: Mailing a tu medida

Consejos para el envío de tu newsletter, actualidades de nuestro producto y todo sobre email marketing.

Campañas de email marketing en forma

Campañas de email marketing en forma

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

 

La ‘operación bikini’ perfecta para tus envíos

Se acerca la primavera, el buen tiempo, los días son más largos… Empezamos a preocuparnos por la alimentación, por el ejercicio físico, por lo que reducimos en nuestra dieta y lo que falta en nuestra rutina. Queremos cambiar los hábitos ya que cuando nos sentimos mejor, se nota. Es lo que se conoce como operación bikini y déjame decirte que también deberíamos aplicarla en las campañas de email marketing. Eliminando lo que sobra y optimizando los elementos clave, conseguiremos que nuestros envíos estén en forma para generar el máximo beneficio.

 

Qué suprimir en nuestros envíos: los errores más comunes

 

Del mismo modo que nos ponemos en forma haciendo ejercicio, reduciendo los hidratos de carbono y las grasas saturadas, hay una serie de errores que tenemos que evitar cuando enviamos una newsletter. ¡Apunta bien!

 

 

  • Tener una base de datos comprada.-

 

Muchas personas alquilan o compran bases de datos creyendo que, mientras más personas reciban su newsletter, más tasa de apertura tendrán. Error. Este tipo de estrategias hace que el número de personas que abran el mail sea bastante bajo y, los que lo hacen, lo marcan como spam. No por enviar a más contactos tendrás mejores resultados. Lo ideal es hacer envíos a las personas que hayan dado consentimiento expreso para recibir tus mensajes. Son los que están verdaderamente interesados (y agradecidos) de recibir contenido relevante de la persona que desean.

 

 

  • Usar palabras identificadas como spam.-

 

Lo peor que puede pasarle a las campañas de email marketing es que se cuelen en la bandeja de spam de sus destinatarios. Igual que son perjudiciales para nuestra salud las mal llamadas “dietas milagro”, los filtros antispam de los servidores de correo electrónico tampoco se creen muchas palabras (spamwords) que usamos sin darnos cuenta. Gratis, promoción, productos milagro, oferta especial, pierde peso…son algunas de ellas. Hay que prestar especial atención a los términos que escogemos para conformar nuestro mensaje y saber qué ponemos tanto en el asunto como en el cuerpo de nuestra newsletter.

 

 

  • Obviar la frecuencia de envíos.-

 

Cualquier acción de marketing, o de email marketing en este caso, necesita de una estrategia efectiva para alcanzar los objetivos. Con esto queremos decir que hay que planificar las campañas para ser coherentes con nuestra empresa y con nuestros suscriptores. Tanto mandar cinco newsletters al día como que haya seis meses de diferencia entre un envío y otro da una imagen poco positiva de nosotros al público. Te recomendamos que en tu primer envío de bienvenida avises a tus contactos de tu frecuencia de envíos, lo agradecerán.

 

 

  • Muchas imágenes, pocos textos (y viceversa).-

 

Mantener una dieta equilibrada incluye comer de todo, ¿verdad? Pues en la newsletter, igual. El equilibrio se alcanza cuando hay proporción entre las partes, así que no hace falta inundar el mail con las fotos de tus productos ni tampoco enviar una parrafada sin ilustración alguna. Además, cuando usemos imágenes, también debemos optimizarlas para obtener un mejor resultado: que no pesen demasiado, que se descarguen bien cuando el usuario abra el email, que ayuden a identificar tus productos, que estén bien hechas…  

 

 

  • Mensajes sin personalizar.-

 

Cada persona es única y cada contacto en nuestra lista, también. Si creamos el hábito de personalizar las newsletter, lograremos transmitir los mensajes de forma eficiente y mantener una relación más creíble y cercana con nuestros suscriptores. ¿Cómo hacerlo? Puedes empezar saludando por el nombre de pila a tus destinatarios, dirigiéndote a ellos con la segunda persona del singular (tú) y enviándoles contenido relevante de acuerdo a sus gustos y hábitos de compra. Los cautivarás.

 

Qué añadir a las campañas de email marketing: lo que nunca falla.

 

Ahora toma nota de las siguientes recomendaciones para que tus newsletters sean la envidia del sector y puedas presumir de ellas.

 

 

  • Incentivos.-

 

A ver, ¿qué nos gusta cuando nos apuntamos a una newsletter? Pues recibir descuentos, ofertas, sorteos, todo lo que nos haga partícipes de la marca y nos permita beneficiarnos de la suscripción. No solo hay que informar a tus destinatarios de tu negocio y de sus productos, es muy recomendable también crear promociones exclusivas para ellos. Si los mismas, no querrán separarse de ti.

 

 

  • Enlaces de baja asequibles.-

 

Con asequible me refiero a que darse de baja de tu newsletter no sea como atravesar el laberinto del Minotauro. Lo hemos intentado, hemos dado lo mejor de nosotros pero, al final, el contacto no quiere seguir recibiendo nuestro contenido. Y está en su derecho. No olvides que no incluir el enlace de baja es ilegal. Además, tiene que ser fácil para el usuario abandonar la suscripción. Lo más sencillo para ello es un enlace para hacer clic abajo en el mail que redirija a una landing page para confirmar la baja. Nada más. Facilitando el proceso evitaremos enfadar al usuario y que se vaya ‘con mal sabor de boca’.

 

 

  • Un horario de envío adecuado.-

 

Los robots del spam no duermen pero los humanos sí tenemos esta costumbre. Igualmente hay otros momentos del día en los que no estamos tan receptivos para recibir contenido, o al revés. Saber cuándo enviar campañas de email marketing puede ser clave para que le hagamos caso o no. No hay un horario establecido para todas las empresas, lo mejor es analizar cuándo funcionan mejor o peor las campañas y actuar en consecuencia, pero no debemos olvidar que el horario es importante.

 

 

  • Informes de analíticas.-

Este elemento no aparece explícitamente en nuestra newsletter pero es fundamental para que funcionen mejor. Son las herramientas de analítica web que nos dan bastantes pistas para saber cómo actúan los contactos con nuestros envíos. Podemos saber cuánta tasa de apertura reciben nuestras campañas de email marketing, cuántos contactos se dan de baja, en qué parte de la newsletter hacen clic más veces, a qué hora abren más los mails, etc. Toda esta información es esencial que la tengamos en cuenta para futuras campañas, ¡del pasado siempre se aprende!

 

 

  • Un correo para respuestas.-

 

A todos nos gusta comunicarnos. Una buena comunicación con una marca, que permita comentarios y sugerencias, afianza la relación entre el cliente y la empresa. Por eso no puede faltar un mail de respuesta al que los contactos puedan dirigirse para comunicarse contigo. Así que ya puedes ir olvidándote de los “noreply@”, no hacen nada de bien.
Con fuerza de voluntad y esfuerzo continuo ejercitaremos nuestras newsletters obteniendo resultados muy buenos. Mejoraremos nuestro record personal y nos convertiremos en auténticos expertos. ¡La operación bikini será todo un éxito!

 

Sin comentarios

Deja un comentario