Blog Mailify: Mailing a tu medida

Consejos para el envío de tu newsletter, actualidades de nuestro producto y todo sobre email marketing.

Luto para las campañas de mailing: fallece Ray Tomlinson

Luto para las campañas de mailing: fallece Ray Tomlinson

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

A papá, in memoriam

Estamos conmocionados. Nunca sabes cómo vas a reaccionar ante una noticia así. Siempre piensas qué dirás, qué harás, qué ropa llevarás puesta, dónde estarás cuando todo pase… pero nunca es como imaginas. No hay discurso ni mensaje que alivie la pérdida. “Ahora está en un lugar mejor” o “Él no querría que te pusieras así” son los soniquetes que resuenan en la boca de personas que no han vivido lo mismo que tú. Son millones los que usan diariamente el símbolo. Lo teclean hasta la saciedad en una fuente inagotable de comunicar, sin saber de dónde viene lo que permite enviar mensajes entre un ordenador y otro, ¡qué ilus@s! Las campañas de mailing y las personas que nos dedicamos a ello hemos perdido al padre fundador de toda nuestra filosofía. Estamos hoy aquí gracias a Ray Tomlinson y esto va por ti, papá.

 

La arroba, el génesis de las campañas de mailing.

A principios de los años 70, cuando se apaga el último resquicio del llamado “sueño hippie”, un joven ingeniero llamado Ray Tomlinson, que trabajaba para ARPANET recibía una misión importante: modificar un sistema operativo que usaban los militares para enviarse comunicaciones para que funcionara en otro sistema. Un gran reto teniendo en cuenta la época y el poco conocimiento que rondaba la ingeniería de las telecomunicaciones.

La ecuación que se le planteó a Tomlinson no fue otra que averiguar cómo separar el nombre de quien emite el mensaje del servidor con el que lo hace, para poder trabajar las diferentes redes de envío. Se le ocurrió un símbolo, nunca usado cotidianamente hasta entonces, para saber a qué equipo pertenecía cada mensaje. La idea era buscar un elemento que no estuviera en los nombres propios de las empresas ni de los servidores. Y fue la arroba, grafismo que ha hecho evolucionar la tecnología de Internet hasta el punto de ser imprescindible para rellenar los campos que se encuentran en cualquier email: el emisor y el servidor.

 

Sobre Ray Tomlinson.

 

El precursor del email nació a principios de los años 40 en la localidad de Ámsterdam (Nueva York). Creció y se graduó en 1963 en el Instituto Politécnico Rensselaer para luego obtener su máster en ingeniería eléctrica del Massachusetts Institute Tecnology. Cuando trabajaba para la BBN, recibió el encargo de implementar la comunicación externa entre militares para escribirse virtualmente entre dos equipos diferenciados. Lo estudió, lo comprendió y así lo hizo. Su primera dirección, ya considerada una reliquia para los que trabajamos en este ámbito, fue tomlinson@bnn-tenexa.

Su trayectoria profesional ha sido envidable, en la lista del MIT está situado en cuarto lugar de los 150 mejores innovadores mundiales. En 2009, fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica, junto a Martin Cooper, el “padre” del móvil.

Gmail, uno de los principales proveedores de correo electrónico se ha pronunciado a través de Twitter para lanzar un mensaje de agradecimiento que recoja sus condolencias ante el fallecimiento de Ray.


El pasado 5 de marzo, su corazón decidió que ya le había notificado bastantes momentos en la vida y su arroba dejó de latir. Pero desde ese pasado 5 de marzo no olvidaremos a una de las personas que ha ayudado a crear la sociedad de la comunicación y la era tecnológica que vivimos actualmente. Papá, desde ahora y para siempre, las arrobas de las campañas de mailing tendrán otro significado. DEP, maestro.

 

Sin comentarios

Deja un comentario