Blog Mailify: Mailing a tu medida

Consejos para el envío de tu newsletter, actualidades de nuestro producto y todo sobre email marketing.

Email Marketing: contenido y prueba de estilo

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

Nos complace contar con la colaboración de Nicla Catano, responsable de comunicación y prensa de la empresa ADmás. Esta freelancer compulsiva nos presenta una solución vital para el email marketing.

Prueba Split-test

Prueba Split-test

Los que trabajan en email marketing a menudo luchan con la creación de campañas publicitarias y es muy difícil no perderse ante las millones de posibilidades que existen.  ¿Por dónde empezar a crear una nueva campaña? ¿Dónde encontrar el contenido correcto? Efectivamente, nos encontramos con un montón de buenas ideas, pero ¿cuál es el mejor? La respuesta está en el test A/B.

Los test A/B son un método eficaz para poner a prueba el potencial de una campaña de email marketing. Lo primero que se debe hacer es seleccionar al azar de nuestra lista de contactos dos grupos de igual número de usuarios. Una vez se han elegido los destinatarios de ejemplo, deben crearse dos mensajes: se trata de inventar dos posibles maneras de comunicar un único producto o servicio, y así comprobar qué fórmula logra cautivar mayor número de usuarios.

Podemos probar con dos asuntos diferentes para ver cuál consigue más aberturas; o podemos realizar dos creatividades distintas para ver cuál obtiene mayor número de clics. Al establecer la prueba A/B, se decide el número de días que estará activa; y al terminar ese periodo obtendremos el resultado que mayor respuesta ha obtenido de entre la muestra escogida.

Éxito asegurado

Un informe gráfico mostrará los resultados obtenidos y enviará automáticamente la opción que incluya mayores conversiones. En el caso de que no haya una diferencia significativa entre las dos soluciones de la prueba, se procederá a realizar el envío con la opción automática ‘A’ al resto de la lista.

“El test A/B nos permite analizar los resultados de una campaña de email marketing. Las reacciones del mercado a menudo son diferentes de las consideraciones y tendencias analizadas por las empresas de email marketing” comenta Mireia Moreda, General Manager de la empresa española ADmás de email marketing. “Es sin duda una gran herramienta para optimizar los costes de las empresas. Con ella se puede probar el contenido, la creatividad y el asunto del correo electrónico”.

“Una campaña tiene muchos asuntos posibles y, hasta que no se prueba, es difícil determinar cuál funciona mejor. Lo mismo ocurre con la creatividad. Uno se pregunta siempre cómo distribuir el contenido para obtener la mayor cantidad posible de clics, dónde colocar el logotipo, la imagen que se utilizará para el principal producto…” analiza Alessandro Borghi, experto en campañas de email marketing.

Una primera ayuda a la infinidad de posibles soluciones llega gracias a la experiencia. Tras el envío de miles de campañas de email marketing, los expertos sabemos que existen fórmulas que funcionan mejor que otras. Sin embargo el truco está en sorprender siempre a los usuarios con nuevas ideas y, como consecuencia, la prueba sigue siendo esencial”, destaca.

“Otro truco es la personalización. Es importante recoger datos sobre el comportamiento de los usuarios con el fin de enviar información cada vez más personalizada, basándonos en las estrategias que producen ciertos resultados.”, concluye Borghi.

Como experto en el tema, Alessandro cambia nuestra atención a las soluciones adicionales que duplican las posibilidades y los resultados que genera una simple prueba A/B. “Frente a las muchas variables posibles, una solución puede ser la de tratarla en paralelo. En este caso estoy hablando de una prueba A/B/C/D. Con este método se puede enviar un asunto distinto a cada pequeño subgrupo: uno personalizado con el nombre, otro sin, otro con el precio de la oferta (para probar los filtros anti-spam, por ejemplo) y uno con un símbolo”.

“Cada una de ellas tiene muchas variantes: por ejemplo, ¿dónde ponemos el nombre?, ¿qué símbolo usar?, ¿es mejor usar la palabra coche, auto o vehículo? La otra opción es proceder en árbol, por exclusión. Se realiza una prueba A/B y se envía la campaña. A continuación, otra prueba de B/C y un envío. Luego, una prueba de B/D y un envío, etc.”.

Gracias a esta fórmula, la creatividad de los expertos combinada con las nuevas tecnologías puede garantizar mejores resultados tanto en términos de tiempo como de costes.

 

Sin comentarios

Deja un comentario