Blog Mailify: Mailing a tu medida

Consejos para el envío de tu newsletter, actualidades de nuestro producto y todo sobre email marketing.

4 razones por las que el emailing es inmune a los cambios

4 razones por las que el emailing es inmune a los cambios

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

La tecnología avanza constantemente y eso hace que cambien las herramientas que utilizamos en nuestro día a día. Pero no te preocupes, tu newsletters está a salvo, porque el emailing es inmune a los cambios.

 

¿Por qué el emailing es inmune a los cambios tecnológicos?

 

Todas las empresas se asustan cada vez que sale una noticia sobre actualizaciones de las plataformas que utilizan sus clientes, y es porque tienen miedo de perder tráfico a su web, lo que significa menos clientes y aún menos ventas. Los últimos ejemplos que me vienen a la cabeza son el nuevo algoritmo de Facebook, las variaciones del SEO para Google o la nueva app Inbox de Google.

En los tres casos se habló bastante del tema y aparecieron numerosos artículos con consejos y trucos intentando solventar la «amenaza». Y es una pena tener esta visión negativa en vez de considerarlo un avance para la raza humana. Si haces las cosas bien, verás que el emailing es inmune a los cambios.

Veamos las 4 razones por las que deberíamos pasar menos tiempo preocupados por los últimos cambios en la red y más tiempo enviando contenido relevante que guste a los destinatarios de tu newsletter.

 

1. Cada usuario es diferente

Todos administramos y ordenamos nuestras cosas de formas diferentes, y con los correos electrónicos pasa lo mismo. Hay personas que tienen mil carpetas y subcarpetas en su bandeja de entrada, pero otros nunca borran ni un email y los tienen en una largísima lista sin clasificar.

Tenemos que entender que si alguien está interesado en nuestro mailing, lo ponga en su carpetita correspondiente o lo deje entre todos sus emails juntos, lo verá y leerá muy a gusto. Así que no le pidas a tus contactos de hacer cambios en sus herramientas ya que esto puede llegar a ser intrusivo.

No dejes que tus suscriptores se sientan como puros números de tus estadísticas, mejor ofréceles contenido de calidad y de su interés – así te aseguras de que abran tus mensajes de la manera que ellos prefieran.

 

2. Tus contactos no te deben nada

Los destinatarios de tu newsletter te dieron su consentimiento (y si envías a personas que no lo hicieron, deberías replantearte tu estrategia para desarrollar tu base de datos), pero eso no significa que estén obligados a leer la información que les envías. Ni tus contactos, ni Google te deben nada. Para que te lean, tienes que trabajar bien tu contenido.

Que una persona se dé de alta para recibir tus noticias es solo el primer paso de un largo recorrido. Como en cualquier tipo de relación, tienes que cuidar a tus lectores. ¿Y cómo puedes hacer eso? Proporcionándoles artículos que traten sobre temas que les interesen, consejos sobre las posibles problemáticas que pueden llegar a encontrarse, ofertas personalizadas o cualquier otro elemento que les aporte un cierto valor.

 

3. Cero distracciones

Con estresarte por un cambio en las nuevas tecnologías solo conseguirás distraerte de tu trabajo. No sirve de nada leer 30 artículos que en el fondo hablan de lo mismo, o ver cuánta gente habla del tema en las redes.

No pierdas el tiempo buscando formas de engañar al sistema, céntrate en tu tarea principal: marketing y comunicación. ¡Sé el mejor!

 

4. Todo gira en torno al usuario

Las películas nos han enseñado que siempre hay un malo en la película, pero tienes que dejar de pensar que son las plataformas como Google o Facebook que desempeñan este papel.

Al contrario, todos los cambios se hacen para mejorar la experiencia y el uso de los usuarios porque quieren que éstos sigan usando sus herramientas, así que estamos todos dentro del mismo equipo.

 

No te dejes engañar, el emailing es inmune a los cambios – está únicamente en tus manos.

 

Sin comentarios

Deja un comentario