Tu opción para las cookies de esta página

Las cookies son indispensables para el correcto funcionamiento de nuestras páginas web.
Las utilizamos para mejorar tu experiencia de usuario y, en concreto, para guardar tu identificador, pero garantizando la confidencialidad de tus datos. También las usamos para fines estadísticos para optimizar la funcionalidad de nuestra página y para ofrecerte el contenido más pertinente posible. Haz clic en «Aceptar y continuar» para aceptar nuestras cookies y seguir navegando o en «Más información» para acceder a información detallada sobre el tipo de cookies y elegir y desactivar algunas de ellas. Saber más

  • Servicio al Cliente keyboard_arrow_down
0805 280 201 Llamada gratis
done Tu dirección ha sido guardada
close
error_outline Email inválido
close
Prueba ahora

Blog Mailify: Mailing a tu medida

Consejos para el envío de tu newsletter, actualidades de nuestro producto y todo sobre email marketing.

La peor sanción posible por spam

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

Nos complace retomar la colaboración de Jesús Pérez Serna, experto en Marketing en Internet para pymes, Técnico en Marketing y Administración de empresas, experto en Protección de Datos (LOPD) y socio fundador de la Asociación Profesional Española de Privacidad (APEP).

En el mundo empresarial sigue muy extendida la idea de que spam son correos electrónicos que ofrecen productos y servicios de ‘dudosa legalidad’ comoestimulantes sexuales, relojes de lujo a precio de baratillo, oportunidades para hacerse millonario desde casa, póker online, contenidos para adultos, etc.

Es decir, se llega a la conclusión de que un email se califica como spam en función de su contenido. Y esto es un error.

La verdadera definición de ‘spam’

La realidad es que la normativa legal (sin utilizar la palabra ‘spam’ en concreto) utiliza un criterio diferente; por ello, la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información (LSSI) dice en el primer apartado de su artículo 21:

«Queda prohibido el envío de comunicaciones publicitarias o promocionales por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente que previamente no hubieran sido solicitadas o expresamente autorizadas por los destinatarios de las mismas».

“Solicitadas o expresamente autorizadas”. Por tanto, la cuestión fundamental reside en el consentimiento que el receptor debe otorgar previamente al emisor del mensaje comercial, que constituirá de esta forma su base de datos opt-in.

Por muy legítimo que sea tu producto, servicio o actividad, si envías comunicaciones publicitarias por correo electrónico sin el consentimiento previo del destinatario estás enviando spam.

Una vez este punto queda claro, la siguiente cuestión que se suele plantear es: ¿hay sanciones por el envío de spam? Pues sí señor, haberlas haylas, y a diferencia de las meigas, éstas sí se pueden ver. Concretamente en la página web oficial de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), en su sección ‘Resoluciones’. Las que tratan sobre spam se pueden distinguir por su referencia al artículo 21 de la LSSI.

AEPD - Sanciones Spam

AEPD – Sanciones Spam

Y estas sanciones, ¿a cuánto ascienden? Pues mire usted, las tenemos desde las que salen con un simple apercibimiento hasta las más habituales últimamente, que rondan los 30.000 euros, aparte de los casos excepcionales que pueden llegar a varios cientos de miles de euros. Claro que el avispado lector deducirá que la relación entre la cantidad de spam que recibimos diariamente y el total de sanciones es mínima (con el matiz de que a quien le cae la multa difícilmente le consolará esta idea). Y es que, a pesar de este riesgo sancionador, la económica no es la peor sanción posible por spam.

La peor sanción existente por hacer spam

Dejemos de lado los correos directamente fraudulentos y centrémonos en las actividades comerciales legítimas. ¿Cuál es el objetivo de un correo comercial? De una forma u otra el objetivo es conseguir ventas, clientes, suscriptores, afiliados, etc. Y todos sabemos que la confianza es un elemento clave en este proceso. Pues bien, ¿confiarías en un correo electrónico que tu sistema de correo ha calificado como spam o incluso sospechoso de fraude?

La peor sanción por spam es que el servicio de correo electrónico de tu contacto decida enviarte a la bandeja de correo no deseado y convertirte en irrelevante.

Escojamos el ejemplo del gigante Google y su muy extendido servicio de email, Gmail. Si haces clic en la etiqueta ‘Spam’ y abres uno de los mensajes, verás una notificación en la parte superior con una breve explicación en la que se detalla por qué ese determinado email se ha colocado en ‘Spam’, con un enlace que te lleva a esta página:

Por qué se marcan los mensajes como spam - Ayuda de Gmail

Por qué se marcan los mensajes como spam – Ayuda de Gmail

Hay varias razones por las que Google puede calificar un envío como spam, pero me parece especialmente relevante la que dice: “comportamiento de otros usuarios de Gmail, por ejemplo, si mucha gente ha marcado como spam los mensajes de un determinado remitente”.

Es decir “power to the people”, olvídate de la AEPD, son los usuarios los que dando a un sencillo botón pueden enviar todos tus esfuerzos comerciales a la basura. Fíjate bien en esto: Google no sabe quiénes de las personas listadas en tu base de datos te han dado un verdadero consentimiento, y por tanto, si comienza a recibir notificaciones de spam sobre tus envíos, calificará TODOS tus emails como spam, incluyendo los de receptores legítimos.

Por tanto, si quieres evitar la peor sanción posible por spam, cumple con el principio del consentimiento previo; no por que lo diga una ley y porque puedes ser sancionado, sino porque el único email marketing que funciona de verdad es el que los destinatarios esperan y desean, no el que les llega por sorpresa y marcan como spam, contaminando toda tu lista.

Escrito por Jesús Pérez Serna, editor de Marketing Positivo y Director General de Expansiónate.

6 comentarios

david

about 6 años ago

Si existen sanciones económicas para una persona que a realizado spam, ¿quién se queda con ese dinero? ¿en que se utiliza dicho dinero posteriormente? pregunto porque todos debemos cumplir con nuestros derechos y obligaciones, inclusive el mismo poder, o de lo contrario esto de crear sanciones no sería realmente para proteger a los usuarios de internet sino que simplemente un lucro para quienes dicen protegernos. El mundo esta lleno de sin verguenzas y los principales son las grandes entidades que quieren impedir a toda costa el crecimiento de los emprendedores. Saludos.

Responder

Jesús Pérez Serna

about 6 años ago

Hola David: el dinero cobrado de una sanción de la AEPD es como cualquier otro tipo de multa: revierte en las arcas del estado. A título personal opino que sancionar a quien realiza spam no sólo no es algo contra los emprendedores, sino precisamente a favor de aquellos que actuamos cumpliendo las normas legales y además la lógica del marketing con permiso, que finalmente es el único que funciona de verdad. El spam es basura que ensucia internet.

Responder

Juan

about 6 años ago

Hola, me gustaría saber, si el spam por irc también esta incluido en esta ley o en otra similar, ya que no creo que sea equivalente un correo electrónico personal a un mensaje de chat. pienso qjue esta en un vacio legal ya que es chat no es personal ¿no?.Muy buen articulo.Saludos

Responder

Benjamin Le Monnier

about 6 años ago

Buenas tardes Juan, Desconocemos el detalle de la ley contra el spam en chat de tipo IRC, pero debe estar sancionado de igual forma que para el mail. Para más información, contacta con la AGPD: https://www.agpd.es/portalwebAGPD/index-ides-idphp.php

Responder

Jaime E

about 6 años ago

Muy interesante, gracias por el artículo.

Responder

Deja un comentario


Prueba ahora