Blog Mailify: Mailing a tu medida

Consejos para el envío de tu newsletter, actualidades de nuestro producto y todo sobre email marketing.

¿Por qué mis suscriptores no abren los emails que les envío?

¿Por qué mis suscriptores no abren los emails que les envío?

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

Si en tus estadísticas ves que muchos suscriptores no abren los emails que les mandas, hay algo que no estarás haciendo del todo bien. Veamos cómo identificarlo y corregirlo.

 

El email marketing existe desde los comienzos de Internet, pero las técnicas que se utilizaban en aquel entonces ya no sirven en el 2014, y en el 2015 aún menos. De la misma forma que la publicidad, el emailing ha adquirido mala fama por un uso poco ético en el pasado, lo que ha hecho que casi todas las newsletters sean percibidas como spam.

 

El asunto trampa

Un asunto atractivo es la mejor forma para mejorar las aperturas de tus campañas de email marketing, pero no hay que crear falsas expectativas. No intentes convencer al destinatario de que tienes algo valioso que ofrecerle con las típicas preguntas «Sabías que [insertar trampa aquí]?» o «¿Te gustaría [pegar falsa promesa aquí]?».

Sí, esta táctica hará que las personas abran tus correos, pero solo una vez. Aunque tu objetivo principal sean ventas, intenta no concentrar todos tus mensajes en ello, la calidad es mucho más importante que la cantidad. Y es la calidad que te dará mejores resultados a largo plazo que la cantidad. ¿De qué te sirve que tengas aperturas del 80% pero que en tres meses la mitad de tus suscriptores se dé de baja o te marque como spam?

No nos gusta que se nos engañe, es más, lo odiamos. Así que cuando la gente se dé cuenta de qué es lo que pasa realmente con tus newsletters, se cabrearán y te tacharán de spammer. Es mucho más rentable ser directo y transparente en tus asuntos porque atraerás a los que realmente le interesa tu oferta.

 

Consejos que nadie pide

Aunque la intención sea buena, no nos gusta que nos den consejos, especialmente si implican que estamos haciendo algo mal. Entonces intenta evitar emails que digan cosas como «He visto que tu blog no está bien optimizado – ¡prueba esto!». Puede que tengas la mejor solución pero si criticas a tus suscriptores, no querrán saber nada de ti ni tu producto.

Es mejor que tus campañas de email marketing aporten contenido sobre el sector para que los clientes te vean como un experto en el tema y confíen en tus consejos. Tu objetivo es establecer una relación duradera con tus contactos, y para ello no conviene atacarles con críticas.

 

El Increíble Email

Nadie se cree el «He perdido 30 kilos en un mes», ni el «Con esta fórmula he ganado tres millones de euros en 30 días». Ya sea en teletienda o en formatos online, hemos visto demasiados anuncios milagrosos como para creérnoslos. Los suscriptores no abren los emails de este tipo; la gente compra a alguien en quien puede confiar y si ya con leer el asunto ven que estás mintiendo, se pierde cualquier posibilidad de ganar su confianza.

De la misma forma que no te casas con alguien a quien acabas de conocer, los consumidores no compran el primer producto que ven en una newsletter. Primero se informan para estar seguros de que la oferta se adapte a sus necesidades y cumpla todos sus requisitos (que no siga viviendo con su madre a los 40 por ejemplo). Si cuidas la relación con tus suscriptores, aportándoles contenidos de calidad sin vender a toda costa, acabarás vendiendo mucho más.

 

Sin comentarios

Deja un comentario