Blog Mailify: Mailing a tu medida

Consejos para el envío de tu newsletter, actualidades de nuestro producto y todo sobre email marketing.

Diferentes tipos de filtros anti-spam

Únete a centenares de expertos del email marketing. Apúntate a la newsletter de Mailify:

A la hora de enviar mail masivo, existen diversos  filtros que permiten que el correo llegue a la bandeja de entrada del destinatario, a la de correo no deseado o que, directamente, no llegue.

Diferentes tipos de filtros anti-spam

Diferentes tipos de filtros anti-spam

Los filtros se basan en tres tipos de funcionamiento: el análisis de la identidad del remitente, el análisis del contenido del email y los juegos frikis entre técnicos.

¿Quién envía?

Filtros basados en la reputación

En el mundo del email marketing la clave esencial es la reputación del emisor. Esta reputación consiste en una o varias puntuaciones asociadas a la identificación del remitente. La identidad del remitente se determina en función de la dirección IP de envío y del nombre del dominio utilizado (aparece en la dirección remitente y en los enlaces presentes en el mensajes).

La puntuación depende de los envíos anteriores (si este remitente ya ha enviado spam) y también de las reacciones de los destinatarios.

Un ejemplo teórico: si el filtro anti-spam de Microsoft recibe una campaña enviada a 4.000 destinatarios con direcciones hotmail.com, outlook.com, etc., entrega a unos 500 y espera las primeras reacciones. Si entre los primeros que reciben muchos no abren, se dan de baja o, peor, marcan como spam, Microsoft no entrega el resto de la campaña y la reputación queda manchada.

Filtros que utilizan listas negras (blacklists)

Existen listas públicas de direcciones IP y nombres de dominios identificados como spammers. Estas listas (Spamhaus, Barracuda, Spamcop, etc.) permiten a administradores de red de empresas bloquear, de forma sistemática, todos los correos electrónicos que aparecen en estas listas. Listas que se alimentan de varias formas, principalmente, a través de quejas espontáneas de usuarios y de agujeros negros (blackholes): direcciones de correo creadas a propósito, que no dan ningún opt-in, y que están accesibles en la red. Todos los emails que reciben son entonces spam.

Hoy muy pocos de los webmails o proveedores de internet utilizan las listas públicas para su filtrado anti-spam. Igualmente, los grandes filtros de Gmail, Outlook.com, Orange, etc. tienen generalmente sus propias listas, cada una con su propio funcionamiento.

Verificación del cumplimiento de la normativa SMTP

Este punto es demasiado técnico y no nos vamos a extender. El SMTP es un conjunto de normas técnicas que describen cómo se debe enviar y recibir un correo electrónico para que esté bien identificado quién envía. No todo el mundo aplica a la perfección esta serie de reglas por lo que algunos antispams no dudan en filtrar emails en función de la calidad del diálogo SMTP.

¿Qué hay en el mensaje?

Filtros que analizan el contenido

Los filtros anti-spam analizan el contenido de los correos electrónicos para determinar si el contenido es sospechoso (si, por ejemplo, un correo se parece a un phishing o un spam previamente detectados).

También buscan la presencia de spamwords (o de spamwords escondidos con trucos ortográficos como por ejemplo ‘V14gr4’). De igual forma, analizan que los enlaces apunten a sitios respetables, así como que la relación entre texto e imágenes sea la adecuada.

Para analizar el contenido también utilizan filtros bayesianos. Son filtros basados en los cálculos de probabilidad y en el análisis del contenido de los mensajes señalados como spam por los usuarios. Se basan en la experiencia: cuantos más usuarios denuncien correos como spam, estos filtros aprenderán qué palabras o grupos de palabras deben ser consideradas como spam. Los filtros bayesianos estiman así la probabilidad de que un email sea spam, y operan sobre la base de un umbral: que los correos que queden por debajo se consideran como no deseados.

Técnicas que implican a los administradores de servidores de envío

Estas técnicas de filtrado son de menor influencia que las dos anteriores y, además, implican un conocimiento mucho más técnico. Sin embargo son utilizadas y no se pueden eludir.

Filtros que piden una intervención manual

Una forma utilizada por los filtros para comprobar que el envío masivo no está realizado por un robot es enviar un mensaje solicitando una intervención manual que servirá como prueba de que el remitente es humano. Por ejemplo, pueden pedir que cesen los envíos durante 20 minutos, o que añadan una información complementaria. Estos mensajes no llegan por email sino en los ‘logs’, mensajes directos enviados entre servidor remitente y servidor de recepción. Si el técnico consulta el mensaje y cumple con lo pedido, el correo electrónico se enviará y no se tendrá que realizar esta acción de nuevo en el futuro. Sino, se bloqueará como spam.

Filtros que piden un segundo intento

Este método se basa en la premisa de que un spammer no hace un segundo intento de enviar un correo electrónico a una dirección si a la primera no lo consiguió entregar. En efecto, esto implicaría para el spammer una gestión muy costosa de sus rebotes.

El servidor de correo envía al servidor remitente un mensaje (a través de ‘logs’ de nuevo) que informa de un error temporal en la recepción del correo. Un emisor normal, un tiempo más tarde, volverá naturalmente a intentarlo y demostrará así que, probablemente, no es un spammer.

Otras herramientas de filtrado puramente técnicas

Tampoco nos extenderemos, pero existen muchas técnicas de filtrado que implican la intervención de los técnicos que gestionan servidores de enrutamiento, como por ejemplo el ‘Nolisting’; consiste en referenciar varios servidores en los registros DNS incluyendo algunos que, a propósito, no funcionan. O la técnica ‘Reverse DNS’, que verifica la asociación entre nombre de dominio y dirección IP.

Conclusiones

Una combinación de los diferentes filtrados

Cada proveedor de internet, webmail y/o empresa utiliza una mezcla de todas estas técnicas, con diferentes configuraciones y con distintos umbrales de tolerancia, por lo que la entrega de un email depende más de un equilibrio entre los diferentes factores que de una ciencia exacta.

Técnicas en constante evolución

Los spammers van siempre un paso por delante y las técnicas de filtrado deben evolucionar constantemente para hacer frente a nuevas plagas que aparecen a diario, como po ejemplo, los ataques de phishing.

El correo masivo supone actualmente la mayor parte de los emails enviados por internet. Los filtrados van mejorando, pero todavía queda mucho para que queden limpios nuestros buzones.

La necesidad de trabajar con un plataforma profesional

Varios elementos mencionados en esta lista implican, no solo cumplir con buenas prácticas, sino también tener conocimiento técnico y vigilancia continua al enviar un mailing. Para ello vale confiar en expertos y aprovechar la experiencia de una plataforma de envío como la de Sarbacán.


*Fuente: BadSender, Vade Retro, Altospam

Sin comentarios

Deja un comentario